A VECES

 A veces, en las noches, me pregunto si todo lo que hago ha estado bien.

A veces, en las noches, me digo a mi misma lo bien que he decidido sobre muchas cosas.

A veces, en las noches, me dominan ataques de ansiedad haciendo que no pueda dormir hasta que se escuchan las alarmas de mis hermanos.

A veces, en las noches, me quedo dormida a la par de mi hija.


A veces, en el día, pienso en cuándo encontraré mi trabajo ideal.

A veces, en el día, me doy cuenta de lo mucho que me gusta estar con mi hija todo el día, aunque estemos encerradas.


A veces, por las tardes, quisiera estar dormida y no despertar en días. 

A veces, por las tardes, quiero salir a caminar y bailar con mi hija sus canciones favoritas.


A veces, a veces... a veces no me quisiera ni despertar porque no sé qué hacer con mi vida y otros días siento que la llevo por el camino correcto aunque eso signifique movimiento lento.


A veces, simplemente, quisiera que el mundo no fuera tan rápido, con esa sed de dinero que todos tienen, con esas ganas de joder por la que viven y con nada de paz de por medio.


A veces, casi cada noche, agradezco todo lo que tengo, lo que soy y lo que he creado, aunque para muchos no sea nada, para mi lo es todo.


A veces, quisiera, que todo fuera más tranquilo, sin tanto estrés, sin tantas complicaciones y sin tantas lágrimas.


A veces, solo quisiera que me llegara ese trabajo soñado, que me dijeran que fui aceptada, que me dieran esa estabilidad que deseo.


Pero, a veces, simplemente, fluyo, y me quedo.





0 comentários